Está claro que en el mundo de educación híbrida en el que nos estamos desenvolviendo desde el inicio del año 2020 por el distanciamiento social, evitando la interacción como antes, o al menos en persona, traería la necesidad de conseguir más métodos de enseñanza y aprendizaje que se puedan ajustar a los cambios que estamos viviendo.

Aunque la tecnología para la educación o Edtech ya había tenido avances importantes antes del 2020, sobre todo cuando hablábamos del aprendizaje en línea, no fue sino hasta la llegada de la pandemia que vimos acelerar la renovación y la creación de nuevos métodos y estilos de aprendizaje. 

En el artículo de hoy te contaré de dos formatos de aprendizaje, específicamente el sincrónico y asincrónico, conociendo sus significados y al mismo tiempo trataré de responder preguntas como cuándo, por qué y cómo usar estos dos modos de aprendizaje.

Ahora bien, antes de iniciar ¿sabes qué tipo de alumnos tienes? ¿les gustará trabajar por su cuenta, a su propio ritmo o prefieren aprender más socialmente, interactuando en grupo? Esto te podrá ayudar a entender qué funcionaría mejor para cada uno de ellos.

¿Qué es el aprendizaje sincrónico?

En el Aprendizaje sincrónico se enseña o aprende en tiempo real, interactuando los alumnos y el docente en el mismo lugar (físico o virtual) y al mismo tiempo. Este podríamos decir que es un formato de aprendizaje más social, en oposición al asincrónico, ya que esto ocurre generalmente en grupos más pequeños como lo son clases presenciales, reuniones en línea en vivo, etc., que deben verse en tiempo real. 

¿Qué ventajas tiene? Algunas de las que podría mencionar sería el compromiso en el aula y un proceso de aprendizaje dinámico, mientras que las desventajas podría mencionar que depende de un horario más estricto y la aparición de algunas dificultades técnicas que pueden interrumpir el aprendizaje en tiempo real como las fallas en la conexión a internet.

¿Qué es el aprendizaje asincrónico?

En la otra parte tenemos el aprendizaje asincrónico que depende de aprender a su propio ritmo, en su propio horario y desde el lugar de su elección. En este tipo de aprendizajes el docente proporciona todos los materiales necesarios para el proceso de aprendizaje y el alumno puede acceder a ellos cuando lo desee, siempre y cuando esté a tiempo en los plazos asignados. 

Aunque esta es una forma más individualizada de aprender, al igual que el aprendizaje sincrónico también trae ventajas y desventajas.

Algunos de los puntos positivos y que son importante resaltar es que los estudiantes encuentran la asequibilidad en este formato, la flexibilidad del horario y el aprendizaje a su propio ritmo. Pero el aislamiento y el aprendizaje solitario podrían considerarse también una desventaja.

Hoy en día, con la virtualidad, muchos docentes han preferido enseñar de forma asincrónica porque evita los problemas de conexión a Internet en la transmisión en vivo o los retos de la coordinación de un grupo grande de estudiantes en el mismo lugar y en la misma hora, mediante videollamada.

Aun así, combinar ambos modelos de aprendizaje, el aprendizaje sincrónico y el aprendizaje asincrónico, es posible, por lo que no tendrías que elegir solo uno de ellos sino contar con una plataforma que sea amigable con ambos escenarios, como @Pencil App, que te permite tener lo mejor de ambos mundos y beneficiarte de todas sus ventajas, mientras enriqueces la experiencia de aprendizaje de tus estudiantes

¿Y para ti, cuál es la mejor parte del eLearning?   

Leonor Herrera

Leonor Herrera Fermín

Pencil Growth Representative